Hidroterapia

La Hidroterapia es la utilización del agua como agente terapéutico, en cualquier forma, estado o temperatura ya que es la consecuencia del uso de agentes físicos como la temperatura y la presión.

En sus múltiples y variadas posibilidades (piscinas, chorros, baños, jacuzzis...) la hidroterapia es una valiosa herramienta para el tratamiento de muchos cuadros patológicos como:

Problemas circulatorios (pies, frío, varices, hemorroides, etc.)
Dolor (artrosis, artritis, lumbalgias, cefaleas.)
Problemas de piel (psoriasis, dermatitis atópica)
Traumatismos / Problemas Respiratorios
Problemas Reumatimos / Problemas Digestivos
Problemas Neurológico

Con la bañera se pueden dar dos tipos de baños:
Baños Simples: Sirven para relajar al paciente, el cual se introduce en una bañera. El tiempo de inmersión es de 10 a 20 minutos, con una temperatura templada o caliente.
A vces se alteran con baños fríos para estimular el sistema circulatorio y nervioso.

Baños de Remolino: se basa en la temperatura del agua y la presión hidrostática generada por ella (sistema de hidromasaje), creando un efecto de masaje generado por el remolino, el cual potencia los efectos relajates del agua.

Presenta varias ventajas: el efecto del masaje, estimula el tropismo por lo que disminuye las contracturas musculares, aumenta la elasticidad. Por ello se aplica en articulaciones que se hayan quebrado rígidas ya que les ayuda a recuperar moviidad.